Lo que no cambiará después de Trump

Todo indica que Joe Biden será presidente de los Estados Unidos a partir del 20 de enero, como marca la constitución de los EEUU. Aunque según los periodistas que estos días nos han estado impartiendo clases de derecho constitucional estadounidense, como cada cuatro años, Biden ya es el presidente desde ayer mismo. Dejando de lado por ahora las dudas sobre el sistema electoral de la primera potencia del mundo (ya veremos si en 2024 no lo será la China comunista, que no tiene ningún problema de recuento de votos), muchos se preguntan por qué Trump ha recibido cerca del 48 % del apoyo popular. Bien es verdad que suele ser una pregunta retórica. No es que abriguen una inquietud intelectual por entender las cosas, sino que deploran que haya gente tan obtusa que no piense como ellos, aunque lo expresen finamente hablando de la “división” de la sociedad. Por lo visto, hubiera sido mejor que el ganador hubiera arrasado. Es curioso que quienes tanto desean mayorías aplastantes sean con frecuencia los mismos que lamentan la falta de diversidad. Está claro que la diversidad de ideas no les gusta tanto. En un canal de televisión decían ayer, con indisimulada satisfacción, que en el mundo artístico el antitrumpismo era unánime. Gran cosa la unanimidad, ahorra muchas discusiones. Si todo el mundo pensara como los periodistas, Biden habría recibido el 90 % de los votos, como en un régimen de partido único. Y es que nos dicen que Trump deja un país dividido, exactamente los mismos que han visto con simpatía de parte unos disturbios raciales en el país donde probablemente cualquier persona, independientemente de su raza, sexo o religión, tiene más oportunidades de ascender socialmente que en ningún otro lugar del mundo. Y donde un negro tiene muchas más probabilidades de ser asesinado por otro negro que por un blanco. Pero ahora con Biden todo irá mucho mejor, nos aseguran. Una cosa no cambiará: los periodistas y los intelectuales seguirán pensando casi todos igual. Si quieren diversidad de pensamiento, no la busquen en las redacciones ni en las universidades.

Un comentario sobre “Lo que no cambiará después de Trump

  1. Obviamente, la sociedad americana dista de ser homogénea políticamente. En términos generales, la América rural ha votado por Trump, porque le benefician sus políticas proteccionistas, y en cierto modo “aislacionistas”; mientras que la América urbana ha votado por Biden, dado que le favorece su programa más librecambista y quizás “expansionista”.

    Además, los valores morales progresistas están más asociados con las áreas urbanas, más abiertas comercialmente al mundo, que con las áreas rurales, más aisladas. Muchas compañías manufactureras y del sector servicios, cuyos directivos están muy lejos de ser “socialistas”, han apoyado al candidato demócrata porque sus beneficios dependen de sus relaciones comerciales con Europa; que, seguramente, mejorarán con Biden.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s