Humor a pecho descubierto

El humor gráfico vive en un eterno dilema entre dos objetivos aparentemente difíciles de conciliar: hacer reír sin más pretensiones y ser crítico con la realidad. Sin embargo, en los mejores momentos, y los mejores autores, esta esquizofrenia se resuelve en una suerte de lucidez sobre la naturaleza humana y sus miserias, donde desaparece la distinción entre la crítica y el humor, convirtiéndose ambos en la misma cosa. Viene esto a cuento de Miguel Villalba, “Elchicotriste”, un dibujante tarraconense y universal que para mí (junto con su paisano José Manuel Álvarez, “Napi”, del que hablaré otro día) es el mejor humorista gráfico de España. Pensarán que me estoy dejando llevar por el localismo, pero yo les invito a que busquen sus hilarantes y corrosivos dibujos en internet, y opinen por sí mismos. Su último libro se titula Humor sin mascarilla, y pueden adquirirlo en elchicotriste@hotmail.com, por un módico precio equivalente a ocho o diez cervezas, no recuerdo exactamente cuántas fueron. Si lo hacen antes del viernes, aportando una foto, serán obsequiados con su propia caricatura. Elchicotriste, en su ya dilatada trayectoria, ha arremetido lo mismo contra la corrupción del PP, el capitalismo financiero o la pederastia en la Iglesia, que contra el Procés (no ha habido, al menos en Cataluña, un humorista tan salvaje contra el separatismo), el gobierno de coalición PSOE-UP y la histérica corrección política feminista, antirracista y animalista. Villalba ataca al poder y al discurso dominante, sean del signo que sean y adopten el disfraz que adopten. No procede esta actitud de un escepticismo apolítico, sino de un empeño en desenmascarar las injusticias tras la demagogia y los sofismas. Villalba es de la estirpe moral de George Orwell, quien sin dejar de ser socialista toda su vida, retrató para siempre las cínicas y monstruosas mentiras de que se vale el totalitarismo para pisotear la dignidad humana, en nombre del socialismo. Otra cuestión es si realmente esas mentiras consisten en retorcer y deformar las ideas de izquierdas, o bien son las inevitables conclusiones a que conducen unas premisas intrínsecamente erróneas, como yo pienso. Pero no necesitamos ponernos de acuerdo sobre esto para reconocer el talento de quienes saben dar expresión artística al contraste entre lo ideal y lo real. Más aún, probablemente la crítica más demoledora sólo puede hacerla quien sigue creyendo en unos ideales que ve dolorosamente traicionados. Los reaccionarios como yo, en ocasiones, no podemos evitar experimentar un perverso regocijo al ver cómo los hechos refutan las prometeicas aspiraciones de emancipación terrenal, dándonos la razón. Pero es una razón que, a no ser por un Orwell o un Villalba, cada uno en su género, tendría escasísimas posibilidades de dejar de ser minoritaria. O como se dice ahora, ultraderechista.

3 comentarios sobre “Humor a pecho descubierto

  1. A mi también me gustaba Napi, de hecho fui uno de los primeros en comprar su “Tarracomix”, que en alguna de mis muchas mudanzas desapareció. Estoy en completo acuerdo contigo por cuanto creo que hemos recorrido el mismo camino. Da lo mismo pensar si la doctrina del socialismo es excelente y prevaricadores los que la aplican, que pensar lo contrario, el resultado es siempre el mismo. Como explicación tambien prefiero la misma que tú, es decir, que la doctrina es esencialmente malvada, pero sigue siendo seductora. Gracias por tu tiempo y por tu trabajo

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s