Una película valiente

Hollywood nos tiene acostumbrados a películas donde humildes particulares se enfrentan a poderosas corporaciones. En general, suele tratarse de empresas armamentísticas, farmacéuticas, tabacaleras o petroleras, que en el imaginario colectivo ya tienen cierta mala prensa. Menos frecuente, por no decir inédito hasta hace poco, es que la corporación sea una multinacional abortista, y además se la identifique con total claridad: Planned Parenthood. La película Unplanned, basada en hechos reales y estrenada con algún éxito, el año pasado, en los EEUU, pese a los boicoteos sufridos, ha llegado ahora a España. El filme nos cuenta la historia de la activista provida Abby Johnson, quien tras haber dirigido una clínica abortiva termina enfrentándose a su antigua empresa. No esperen la típica película de juicios, género que a mí me gusta especialmente, y en el que los americanos son maestros. La obra opta por el drama personal, con un guión simple, sin giros inesperados ni apenas intriga. Sin embargo, la recomiendo sin reservas por varias razones. En primer lugar, porque muestra con esa claridad de la que solo el cine es capaz (y por tanto con inevitable dureza) qué es realmente el aborto, tanto el quirúrgico como el químico. Aunque esté clasificada para mayores de 18 años, creo que es apta, y sumamente didáctica, para menores a partir de unos catorce años. En segundo lugar, pese a que la película será acusada de panfletaria por los partidarios del aborto, en realidad lo es mucho menos que otras de temática análoga (idealistas contra cínicos poderosos), que transpiran un progresismo demagógico y maniqueísta. De hecho, el guión presenta los argumentos de los abortistas sin una ridiculización añadida, tanto los que reducen la vida humana del no nacido a un amasijo de células, como los que se basan en el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. La película rebate estas falacias inteligentemente, con hechos más que con palabras. Tampoco demoniza a quienes trabajan en clínicas abortistas. La única que aparece en el papel de “mala”, pero sin ensañamiento, es la fría jefa de la protagonista en Planned Parenthood. En tercer lugar, la película muestra la importante labor que realizan los activistas provida, empezando por sus intentos de convencer a las mujeres que van a abortar para que no lo hagan, en las mismas puertas de las clínicas. El filme muestra con realismo las terribles dudas, las angustias y el sufrimiento de estas mujeres, tanto las que abortan como las que deciden finalmente no matar a sus hijos. Y tampoco oculta las creencias cristianas de los antiabortistas. Aunque sean bienvenidos todos los defensores de la vida, tanto ateos, agnósticos como de cualquier religión, vale la pena recordar que quien profesa el cristianismo con coherencia no puede estar más que a favor de la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural, sin tibiezas de ninguna clase, ni timoratas ambigüedades para no molestar a nadie. Ya que tantos curas han dejado de sostener la causa provida desde los púlpitos, no viene nada mal que lo haga el cine.

2 comentarios sobre “Una película valiente

  1. Una excelente película. Y dicho sea de paso, no se me caían las lágrimas en el cine desde que vi “La Pasión de Cristo”. En esta película me he visto reflejado en la impotencia de los provida al no poder detener esa matanza de inocentes. La escena en la que el chico bendice los recipientes con los restos de bebés me partió el alma. De la película salí convencido de una idea que hasta ahora no tenía clara: esta batalla no se ganará sin la ayuda de la oración. Sin la ayuda de Dios no lograremos vencer a la cultura de la muerte. Da igual todos los buenos argumentos que ofrezcamos: al final, rezar es el arma más poderosa, como bien muestra la película.

    Me gusta

  2. La práctica del aborto estima que la vida humana se puede instrumentalizar en aras de una vida más cómoda. Una vez aceptado este principio ¿cómo evitar que en futuro se use para justificar la eliminación (asesinato) de personas gravosas para el erario público? Discapacitados, mayores, parados de larga duracion, marginados, ¿disidentes tal vez? Total, el argumento nuclear hace tiempo que ha sido aceptado, la vida de los demás no es un bien absoluto, está en función de nuestro bienestar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s