La derecha y los intelectuales

El debate sobre la esquiva relación entre la derecha y los intelectuales regresa periódicamente, si es que se va alguna vez. Miguel Ángel Quintana ha recordado recientemente la frase atribuida a Franco, “no se fíe usted de los intelectuales”, y se pregunta por el origen de esta desconfianza (que llega a calificar exageradamente de “odio”) al parecer característica de los políticos conservadores, al menos los españoles. Entendámonos, probablemente no haya ideología que haya provocado o justificado el asesinato o encarcelamiento de más intelectuales que el comunismo, aunque sus víctimas no hayan recibido la misma atención ni devoción que el martirologio progresista. Pero no podemos negar que la izquierda parece gozar de un mayor apoyo (si bien menos correspondido de lo que se cree) que la derecha, por parte de la intelligentsia. Las ideas de izquierdas, desde el movimiento ilustrado del siglo XVIII hasta las teorías del género y el relativismo cultural, atrincheradas en el mundo académico en las últimas décadas, pasando obligadamente por el santo patrón Karl Marx, no son otra cosa que elaboraciones filosóficas más o menos vulgarizadas. Esencialmente, el progresismo se basa en la presunción de que el ser humano, y en concreto el intelectual, puede desentrañar el significado último del mundo, a fin de transformarlo radicalmente. No es sorprendente que profesores y escritores se sientan halagados, y en consecuencia atraídos, por quienes abrigan tan alto concepto de su misión. Por contra, la desconfianza de la derecha hacia el mundillo intelectual no se debería tanto a una falta de lecturas o de inquietudes culturales (al menos, no más extendida que en las filas contrarias) sino que los propios intelectuales se la habrían ganado a pulso. Que no todos los filósofos, sociólogos, economistas o historiadores sean de izquierdas no ayuda a mejorar la credibilidad de quienes en conjunto “todo lo afirman, lo niegan y lo confunden como una divinidad que delira” (Borges). Lo que resta mayor crédito a los pensadores es su falta de acuerdo en cualquier tesis concebible, incluso las avalados por el más puro sentido común. No hay dislate, aberración o tiranía que no hayan sido defendidos por algún filósofo. Y no hablamos de ermitaños o internados en manicomios, sino de renombrados profesores de Princeton como Peter Singer, que sostiene que la vida de un chimpancé vale más que la de un ser humano discapacitado. Como para fiarte de esta gente. Nadie caiga en el juego sucio de entender esto como un alegato antiintelectual. Prescindir de la clase de personas que se dedican a la reflexión a jornada completa sería, en cualquier civilización, tan ilusorio como prescindir de las personas que hacen pan, zapatos o casas. Lo que cabe discutir es que el papel de las primeras sea hallar la solución universal de todos los problemas, y que esto sea siquiera posible en absoluto. A fin de cuentas, no es que la derecha recele del intelectual, sino que tiene una idea mucho más modesta de su función, “bajo el fuerte convencimiento de la ignorancia y falibilidad de los seres humanos” (Edmund Burke). Lo cual es poco glamuroso, hay que reconocerlo.

2 comentarios sobre “La derecha y los intelectuales

  1. Un claro ejemplo de que a los intelectuales de izquierdas se les perdona todo es el de Noam Chomsky. Este intelectual, adorado hasta la idolatría por la progresía tiene una frase en la que afirma que “las empresas privadas tienen que ser controladas por lo publico”. Creo que es legitimo suponer que por “lo publico” se refiere al estado, y esto dicho tranquilamente por un intelectual que se declara anarquista, es decir partidario de la desaparicion del estado.
    Lo de cabalgar contradicciones parece que no es exclusivo de Pablo Iglesias.

    Me gusta

  2. Es normal que los intelectuales tiendan a la izquierda, porque la alta cultura tiende a ser elitista, los gustos de las masas que el libre mercado recompensa no son los suyos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s