Marx contra las cruces

La decisión del gobierno de Baviera de colocar crucifijos en los edificios públicos del Land alemán ha sido criticada por el cardenal y arzobispo de Múnich Reinhard Marx, lo que sólo puede sorprender a quienes no conozcan a este personaje. Marx es un obispo que lo mismo tiene palabras de alabanza hacia el fundador del marxismo, con quien comparte apellido, que se muestra favorable a bendecir las uniones homosexuales, todo muy en el estilo del papa Francisco que tanto gusta al progresismo mundial.

Esta vez el cardenal no ha dudado en alinearse con los laicistas más desabridos, rechazando la presencia de cruces en edificios de la administración estatal, lo que considera una instrumentalización política inadmisible. Los medios de comunicación no han dejado de notar el electoralismo de una medida con la que los democristianos tratarían de recuperar la iniciativa frente a la derecha identitaria que representa AfD, Alternativa por Alemania. De hecho, la diputada de AfD Beatrix von Storch ha acusado al cardenal de estar a la cabeza de la rendición del cristianismo frente a la pujanza del islam.

Lo cierto es que el cardenal Marx podría haberse limitado a criticar los argumentos empleados por el gobierno bávaro para oficializar el principal símbolo cristiano, al considerarlo “una expresión del carácter histórico y cultural de Baviera”. Por supuesto que la Cruz para los creyentes es mucho más que un símbolo identitario. Pero también es esto, y no consigo ver qué pueda haber de malo en ello. Sobre todo, soy incapaz de entender cuál es el problema de que los ciudadanos bávaros tengan más ocasiones de toparse con cruces cristianas, sean o no sean creyentes.

Lo que subyace a los planteamientos de Marx (el arzobispo) es, entre otras, la falacia sesentayochista contra la “hipocresía”, que tantos estragos ha causado en la cultura y las costumbres. Se nos dice que los símbolos cristianos y la práctica religiosa carecen de valor si no se cree verdaderamente en ellos y no se lleva una vida en consecuencia. Pero esto es una media verdad tan extendida como peligrosa. Porque si Dios existe y Jesuscristo es su único Hijo, el valor de los sacramentos, de las reliquias y de los símbolos no depende de nuestra subjetividad. Aunque alguien no crea en la verdad teológica de la Pasión de Cristo, su representación en un crucifijo está ahí interpelándole, lo quiera o no, lo sepa o no, para que se convierta.

Los iconoclastas que se oponen a los convencionalismos y tradiciones por considerarlos hipócritas, en lugar de alumbrar un hombre nuevo más puro o auténtico, lo único que siempre han conseguido es promover un tipo humano entre cínico y bárbaro, que si no ve motivo para disimular sus mediocres apetitos, mucho menos lo verá para moderarlos o educarlos. Dijo La Rochefoucauld que “la hipocresía es el homenaje que el vicio rinde a la virtud”. El mero recuerdo de la virtud siempre será mejor que carecer por completo de ella y ni siquiera echarla de menos. Eliminar los símbolos cristianos del espacio público no contribuye en nada a que los cristianos seamos más virtuosos, y sí en cambio a que cada vez haya menos cristianos.

El cristianismo es algo demasiado importante para dejarlo sólo en manos del clero. Saludemos los intentos realizados desde la política, en Alemania, Hungría o Polonia, por recuperar la identidad cristiana europea, incluso aunque pueda haber mezclados con ellos intereses espurios. ¿Desde cuándo el Espíritu necesita para actuar las motivaciones conscientes de los gobernantes? Quien no vea algo providencial en medidas como la adoptada por el gobierno bávaro, probablemente cree poco en la Providencia.

Anuncios

Un comentario sobre “Marx contra las cruces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s