Cómo mola ser ateo

El humorista David Broncano ha dedicado un monólogo a cachondearse de las religiones en general y de los católicos en particular. Más concretamente, ha dicho que las creencias religiosas son unas “putas mierdas” y una “gilipollez”. Esto puede provocar la hilaridad de un público poco exigente, no lo niego, pero aquí pasaré por alto sus gracietas sobre Cristo y la Virgen y me centraré en los argumentos que desliza a fin de demostrar que los cristianos somos idiotas.

Primer argumento: ¡El mal en el mundo! ¡Tachaaaán! ¿Cómo no se nos había ocurrido antes? Broncano, que es algo gracioso, aunque mucho menos de lo que cree, pone como ejemplo un pez del Amazonas que al parecer se te introduce en las partes (él emplea otra palabra menos fina que empieza también por pe) y te hace un auténtico destrozo. Seguro que Santo Tomás no conocía la existencia de este bicho, que si no, habría reescrito la Suma Teológica de arriba a abajo. ¿Cómo a un Dios omnipotente y omnisciente se le pudo colar un fallo así?

Decía Nicolás Gómez Dávila: “La sabiduría se reduce a no enseñarle a Dios cómo se deben hacer las cosas”. Pero no me negarán que resulta tentador tratar de rectificar al Creador. Es verdad que nuestra inteligencia no es del todo infinita, pero seguro que si nos dejan diseñar el universo, hubiéramos hecho algo un poco más apañadito, sin terremotos, sin depredadores y sin mosquitos. Y ya puestos, sin moscas y sin publicidad en los intermedios.

Otro gran argumento es que la fe y el conocimiento científico son incompatibles. Broncano da a entender que hasta Francisco, al que llama el “papa bueno” (este apelativo ya estaba pillado por Juan XXIII, pero Broncano aún no había nacido) la Iglesia no ha reconocido la validez de la teoría del Big Bang sobre el origen del universo.

Desde luego, en Francisco no me extrañaría mucho, porque este hombre ha sido capaz de descubir el comunismo siglo y medio después de Marx y Engels. Pero lo cierto es que la teoría de la Gran Explosión fue anticipada en 1931 por el astrofísico y sacerdote católico Georges Lemaître, y siempre fue vista con buenos ojos por la Iglesia católica. Lemaître vivió también antes de que naciera Broncano, justo es decirlo. A este le suena más Stephen Hawking, lo que aprovecha para burlarse además de su estado físico. ¿Les dije ya que se cree muy gracioso?

Un tercer gran argumento viene a decirnos que tener fe en Dios es de pobres; sí, tal como suena. Como más pobre es un país, más creyentes hay. Bien es verdad que en los países desarrollados también nacen menos niños, hay más obesos y mayor tasa de suicidios, pero eso es el progreso, amigos. La cuestión es que creer en Dios no mola nada, es un atavismo propio de gente poco glamurosa que no tiene el último modelo de iPhone ni encarga sushi por internet.

Broncano, ya lanzado, se desmelana intelectualmente, y nos expone una versión actualizada del argumento de la tetera de Russell, para lo que echa mano de los célebres pitufos, probablemente más conocidos por su juvenil público. Nadie ha podido demostrar, en rigor, que los simpáticos enanitos azules no existen. ¿Y acaso hay más indicios de la existencia de Dios que de los pitufos? Bien es verdad que tampoco nadie les atribuye a estos la creación del universo, pero el hecho de que estemos aquí no sirve como indicio de la existencia de Dios, porque Stephen Hawking ya ha dejado bien claro que la Singularidad inicial, lo que explotó hace catorce mil millones de años, pudo surgir de la nada sin la intervención de ningún ser superior.

–Pero ¿por qué surgió de la nada este universo y no otro? ¿Qué explicación tiene el “ajuste fino” del universo? ¿Hay infinitos universos o sólo el que conocemos?

–¡Anda, niño, vete a dormir ya, mira que eres preguntón!

Y ahora, la bomba. La tenía guardada, el tío. Resulta que Jesucristo es un mito, y encima copiado de otros más antiguos, como Horus, Mithra o Atis. Nuestro humorista no entra en detalles, pero la cosa pudo haber ido más o menos de la siguiente manera: los discípulos habían oído hablar de esas historias de un dios que muere y resucita cíclicamente (San Pedro o San Juan hasta debieron tener la colección de cómic completa, encuadernada en tapa dura), y tras el desconcierto inicial por la crucifixión (si es que ocurrió), uno de ellos concibió un plan genial.

–¡Ya está, decimos que el Señor ha resucitado como Horus, fundamos la Iglesia y a vivir del cuento dos mil años!

Hay sólo algunos detallejos menores que no encajan del todo con esta sesuda reconstrucción histórica, como que la vida de Jesús es el hecho histórico de la Antigüedad del cual se conservan mayor número de papiros. No deja de ser una marca curiosa, para tratarse de un mero plagio literario, compuesto casi veinte siglos antes de que Hollywood comprara los derechos del guión.

Por último, un argumento demoledor. Como está desgraciadamente de actualidad, hay sujetos que en nombre de Dios matan a sus semejantes. Broncano se guarda mucho de hablar explícitamente del terrorismo islámico, no vaya a tener algún problemilla por hacerse el valiente. Pero a lo que vamos: ¿pueden citarme el caso de alguien que haya matado en nombre del ateísmo? Y no vale decir que el comunismo ateo mató a cien millones de personas el siglo pasado, porque ningún comunista se inmolaba gritando “¡La nada es grande!”. Simplemente te fusilaban, torturaban o mataban de hambre en nombre del socialismo científico; ni punto de comparación.

El monologuista no oculta en este punto su irritación. Ahora los creyentes piden respeto, después de “cuarenta años de misa obligatoria”. Una vez más hay que recordar que Broncano es bastante joven, y por tanto la noción que tiene del franquismo debe proceder básicamente de pelis españolas. Vamos, que aquello era un infierno de militares y curas hasta que llegó Zapatero y liberó a las mujeres y los gais, fecha arriba, fecha abajo.

Concluye el humorista con una nota positiva, confesando que su dios es el Chiste. Así que después de todo cree en algo: en lo gracioso que es. Ya lo veníamos barruntando. Quien no cree en Dios, acaba creyendo, directa o indirectamente, bajo un nombre u otro más o menos presuntuoso, en sí mismo. Eso que nuestro tiempo ha elevado a la categoría de virtud poco menos que suprema, llamándola “autoestima”. Desde luego, hay que tener la autoestima por las nubes para atreverse a hablar de la cuestión fundamental de la existencia humana, partiendo de una ignorancia tan vasta como aquella que uno atribuye a los demás.

Anuncios

4 comentarios sobre “Cómo mola ser ateo

  1. El concepto de Dios es muy escurridizo, y por mucho que se discuta sobre el mismo, nunca nadie podrá llegar a ninguna conclusión sobre su existencia o no existencia.

    Por ello, no son los argumentos a favor o en contra de la existencia de Dios lo que hace que haya gente creyente o atea, sino la actitud ante la muerte.

    El origen de la religión y del concepto de Dios está en el horror al vacío de la muerte que todos tenemos. La diferencia entre un ateo y un creyente está en la mayor o menor aceptación de ese horror.

    Me gusta

  2. Eso de que la vida de Jesús es el hecho histórico antiguo más documentado te lo sacas de la manga descaradamente, la verdad es que la conocemos bien poco.

    Puedes ridiculizar las similitudes entre Jesús y los dioses que citas para tratar de conseguir el tono humorístico de Broncano, pero lo cierto es que el sincretismo entre el cristianismo primitivo y los mitos de religiones anteriores y la filosofía griega es evidente y además no te sale bien hacerte el gracioso. La verdad es que cuando crees a día de hoy que Jesús tuvo un nacimiento sobrenatural o que murió para salvarnos y ascendió a los cielos, estás creyendo lo mismo que cualquier hijo de vecino de hace 2400 años pero con otro nombre como protagonista de la historia. Eso a lo mejor te pica, pues te rascas.

    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s