La culpa fue del heteropatriarcado

El complejo de superioridad moral progresista no afecta sólo a los conscientemente progresistas. En mayor o menor grado, casi nadie escapa a él, y empieza por la extendida idea de que nuestra época es moralmente superior a todas las pretéritas. En tal pretensión se basan latiguillos como “a estas alturas del siglo XXI”, que hacen absurdamente del calendario un criterio para valorar cualquier conducta o actitud.

Ello resulta especialmente notable en el feminismo de género, que ha instaurado una visión de la Historia que podría resumirse así: hasta hace relativamente pocos años, las mujeres eran víctimas de la opresión del heteropatriarcado, que las obligaba a dedicarse exclusivamente a la maternidad y las tareas domésticas. Por suerte—nos aseguran—hemos avanzado algo, pero todavía queda mucho por hacer, y la liberación femenina no será completa hasta que las diferencias socioculturales entre los sexos no hayan sido abolidas por completo.

Artículo completo en Actuall.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s